BLOG / 8 días con doña Cándida

 

cover8díasblog

 

En esta ocasión les queremos compartir la experiencia de una de las Ixcheles haciéndole frente a la candidiasis.

Hace poco más de una semana, después de hacer una caminata por el centro de la ciudad, esta Ixchel regresó a casa con un fuerte ardor en la vulva. Fue por el espejo, se encerró en el baño y comenzó a observarse. Lo primero que notó fue una descarga pastosa de color blanco en sus calzones, revisó su textura, que era similar a la de la pasta dental, y al olerla se dio cuenta de que se trataba de un exceso de cándida: su olor era parecido al de un fermento, a levadura; no le pareció un olor desagradable, pero sí fuerte. Con el espejo ya en la mano, separó sus labios mayores y se encontró con más de esta secreción. El ardor era cada vez más intenso, y ya no tenía duda de que se trataba de la confianzuda de “Doña Cándida”, ues todos los síntomas coincidían en los que había visto en los libros y en otras mujeres. 

Al inicio de su tratamiento autogestión, esta Ixchel tenía claras dos cosas: su alimentación no había sido saludable los últimos 30 días y los niveles de estrés se habían incrementado en su vida-su espalda podía dar fe de ello-. Este combo sin duda era responsable de la sobrepoblación de la cándida, pues esta levadura, que habita en el cuerpo humano, se alimenta de azucares, harinas y de la química que desata el estrés en el organismo.

A un día de haber comenzado a gobernar la vagina de esta Ixchel, las descargas vaginas de la cándida eran más fuertes, y el ardor se había incrementado considerablemente, así que era el momento de ponerse manos a la obra. El pensamiento que guió a la Ixchel, al hacerle frente a los problemas que Doña Cándida le estaba ocasionando, fue no tratar de luchar o erradicar la cándida de su cuerpo, pues no se trata de combatir, pues la levadura cándida es una habitante más de su organismo: está presente en todxs nosotrxs poco después de nacer y vive en armonía (simbiosis) en nuestro cuerpo. La cándida se encuentran en la piel, aparato digestivo, genitales, y en general en todas las mucosas. Su principal función es absorber cierta cantidad de metales pesados para que no entren en la sangre, nos ayuda a degradar restos de carbohidratos mal digeridos, y junto con la flora bacteriana, mantienen nuestro equilibrio intestinal y el pH.

Por lo tanto: ¡Equilibrar es la clave! Así podemos entender que las cándidas son beneficiosas para nuestro organismo, siempre que la flora intestinal y vaginal, junto con el sistema inmunitario, nos ayuden a mantenerlas bajo control. 

Así, la Ixchel sabía que la clave del éxito sería realizar el tratamiento con total dedicación, atención y amor propio, pues sólo así podría escuchar a su cuerpo, llegar a la raíz del desequilibrio y entender el mensaje que Doña Cándida le traía.

¡Todo comenzó con la alimentación!

Nuestro cuerpo es capaz de restaurar su salud, basta con que le ayudemos alimentándolo inteligentemente. Así que, durante el tratamiento evitó azúcar, harinas, carnes y procesados. ¡Ojo con las frutas dulces! Aunque sean saludables, en este tratamiento deberás prescindir de ellas. La joven Ixchel además optó por una dieta crudi, así podría obtener la savia de cada alimento.

Cada mañana…

– 1 taza de agua tibia con el jugo de un limón en ayunas, para  neutralizar el pH.

– Toma de probióticos para reforzar la flora intestinal y vaginal. Comenzó tomando tíbicos, que es una forma de obtener probioticos, pero hacia el cuarto día consiguió los probióticos en una presentación práctica, pues ya los venden en sobrecito y a manera de gel en algunas farmacias naturistas; un sobre al día es suficiente.

– Desayuno medicinal: ¡Un licuado antibiótico! Licuó 3 rebanadas de piña, una rodaja mediana de jengibre, 3 ramas de perejil y agua.

Y a medio día…

– Fresas, frambuesas, toronjas, piña, manzanas y aguacate.

– ¡Ensaladas divertidas y sanadoras! Aderezadas con una vinagreta antibiótica ¡sí! Vinagre de manzana, dos dientes de ajo y aceite de oliva extra virgen.

– ¡Quinoa para tu sistema inmunológico! Por ser rica en antioxidantes es excelente reforzando  tu autodefensa.

– Evita el pan, prueba con tortilla de maíz, tostada deshidratada, las puedes encontrar mezcladas con chía y nopal.

Por las tardes….

– Hidrátate, así ayudarás a tu cuerpo en su restablecimiento. Puedes agregarle unas gotas de clorofila para favorecerlo aún más.

– Prepárate un mix de semillas: pepita de calabaza, almendras y nuez.

– ¡Come más frutas! e intenta escuchar a tu cuerpo, muchas veces creemos que tenemos hambre, sin embargo lo que nos pide el cuerpo es hidratación, así que si te asalta una sensación de hambre, intenta beber agua o comer alguna fruta.

Por la noche…

– ¡Más ensalada! Puedes agregar nopal o berenjena ligeramente asada.

– Si prefieres cenar algo ligero y liquido te recomendamos prepararte una Golden milk, le sentará muy bien a tu sistema inmunológico. Sólo tienes que preparar tu lechada de coco y licuarla con un pedazo mediano de cúrcuma. 

El poder sanador de las plantas

Como buena amante de las hierbas, la joven Ixchel sabía qué plantas le ayudarían a ponerle un límite a Doña Cándida, pero lo que no sabía es que en la práctica descubriría un ritual de amor propio que la llevaría a su interior, ahí donde estaba la raíz del desequilibrio. Preparar tus infusiones para hacerte un lavado o vaporización vaginal requiere de total atención, de darte a ti misma el tiempo suficiente para atenderte y sanarte en alianza con alguna hierba. ¡Anímate a hacer de tus lavados vaginales un encuentro contigo misma, con la sabiduría de tu cuerpo!

Vaporizaciones y lavados

¡Ambos resultaron ser maravillosos! Primero una rica y amamachadora vaporización y luego el lavado. Te recomendamos hacerlo de caléndula o de yauhtli (pericón) son las más efectivas para Doña Cándida. Primero, hierve 1 litro de agua, agrega un puñado de alguna de estas hierbas, apaga el fuego y tapa tu olla. Deja reposar 5 minutos. Sin destapar la olla, llévala a un lugar que te quede poco más arriba de tus rodillas, puede ser una silla o el inodoro. De pie, ya sin calzones y con la ollita destapada entre tus piernas, recibe el vapor en tu vulva, puedes ir moderándolo flexionando tus rodillas para acercarte más o alejarte. Te recomendamos ayudarte con tus manos limpias para abrir tus labios mayores y así permitir que el vapor abrace tu vulva por completo. Cuando la infusión deje de emanar ese vapor medicinal, agrega 1 litro más de agua potable y date un refrescante lavado. Puedes utilizar una tina y darte un baño de asiento con esta infusión. ¡Ya verás todo lo que se lava cuando aplicas un tratamiento herbal como este! Se mueven emociones, sentires, recuerdos, y al navegar en esos momentos, puedes ir profundo dentro de ti y comprender más sobre tu proceso con Doña Cándida.

Terapia floral pal estrés

A Doña Cándida le encanta el exceso de cortisol (hormona del “estrés”) pues deprime el sistema inmunitario, aumenta los niveles de glucosa, alimentándola y destruyendo la flora bacteriana intestinal. Al tercer día de su tratamiento autogestión, la Ixchel fue con su ginecóloga de cabecera, quien también es especialista en flores de Bach, pues quería escuchar su opinión y consejo. Esta visita fue de gran ayuda, pues no sólo la alentó a continuar con el tratamiento, sino que le preparó un remedio floral para disminuir los niveles de estrés. ¡Funcionó! Las flores de Bach resultaron ser muy eficientes para relajar la mente y el cuerpo, y así permitir que la ansiedad cediera y el organismo continuara con su autorregulación.

Ungüentos para calmar la picazón

Mientras la alimentación y los lavados hacían su efecto, la picazón y el ardor (el lenguaje más común de Doña Cándida) fueron atendidos por tres maravillosos ungüentos naturales; uno de ellos casero, los otros dos de fácil adquisición

– El remedio que se hizo la Ixchel fue el ungüento nocturno: Mezcla dos cucharadas de aceite de chía extra virgen con 4 gotas de aceite esencial de tea tree. Úntalo en tu vulva y en el interior de tu vagina. Te recomendamos hacerlo después del lavado con plantas. ¡Ya verás cómo descansas! 

– Para aliviar la comezón durante el día: la joven Ixchel consiguió extracto de caléndula sin alcohol, aplicaba en su vulva esta mágica agüita 3 veces al día y después de cada aplicación:

  • Untaba un poco de pomada de caléndula ¡El alivio era inmediato!

Meditación: una hermosa herramienta de sanación profunda

Definitivamente, aquietar la mente y tomarte unos minutos al día para estar contigo es indispensable cuando Doña Cándida está protagonizando en tu organismo. Meditar 15 minutos te vendrá muy bien, puedes hacerlo al comenzar o finalizar el día. 

Si no se te da la meditación, intenta sentarte en un lugar tranquilo, cierra tus ojos y pon atención a tu respiración, deja que todos los pensamientos que vengan a ti pasen como imágenes volátiles, no te aferres a ninguna, “inhala voluntad y exhala resistencia”. Respirar conscientemente es un vehículo potente que te permite llegar a tu centro, ese lugar interior donde habita tu sabiduría, ten por seguro que ahí encontrarás la medicina que necesitas para continuar con el proceso de restauración de tu salud de forma integral.

8 días de aprendizaje, de amor propio, de autoconocimiento. 

Así fueron para nuestra Ixchel esos días con Doña Cándida, una visitante que vino a enseñarle  que pase lo que pase, sin importar el ritmo vertiginoso con el que suele conducirse la vida en la ciudad, es importante conservar la armonía, escuchar al cuerpo, confiar en su sabiduría, reconocer y recuperar el ritmo propio, soltar una y otra vez todo miedo, toda ansiedad, y reafirmar que la salud es nuestro estado natural, no existe la enfermedad: sólo los desequilibrios, grandes maestros que nos acercan al autoconocimiento.