Archivos de la categoría Blog

BLOG / Lo que la gente pregunta a una embarazada

 

Arte de Duvet Days

Estas letras son dedicadas a todas las mujeres gestantes, también a todas las parteras, comadronas y doulas, sabias y dulces acompañantes.

 

Escribo estas letras desde una ixchelandia fecunda, un espacio que experimenta desde hace 7 lunas un ritmo muy particular, el de la gestación. En estos días estoy entrando en la semana 31 de embarazo, 29 de gestación, y qué decir más que,  esta experiencia está siendo una gran escuela.

Nil, el Ser que ahora me habita y con el que comparto cuerpo, flujos, emociones, carne y sangre, ha resultado ser un gran maestro, y ahora que nos tenemos todo el día y estamos tan cerquita uno del otro,  mis percepciones y reflexiones están influenciadas por él, y me encanta, le gozo un mundo.

Pero estas letras las escribo ahora para reflexionar con ustedes, queridas ixcheles, con respecto a este estado/condición en el que me encuentro y en el que se encuentran tantas mujeres a quienes admiro y amo, y otras tantas a quienes no tengo el gusto de conocer, pero que las veo en las calles de esta urbe, andando con su vientre expandido, los ojos brillantes y la esperanza en todo su cuerpo. Confieso que ahora,  cuando me encuentro con una mujer embarazada, lanzo porras, vocifero conjuros sororos de fortaleza, invocando a las mamíferas de la vida para que nos ayuden a caminar esta experiencia.

Confirmé mi embarazo en la semana 4 de concepción, Nil avisó justo en el momento de su llegada, y desde ese momento he experimentado un universo nuevo, lleno de gracia y misterio, pero también habitado por  temores, patrones y cuestionamientos por parte de la sociedad que, son prácticamente  cuestionarios de rutina, preguntas que, en un principio intentaba contestar con un silencio y una sonrisa, pero luego, después de sentir sobre mí cuerpo a este fenómeno social, me atreví a dar respuestas, y cada una de ellas me han llevado a una aventura de debates, confrontaciones, charlas interminables, otras muy breves pero contundentes.

¿Qué pregunta la gente a una embarazada? 

  1. La que encabeza el cuestionario: ¿Es niño o niña?

¡Pero qué prisa! sólo un par de personas preguntaban antes que esto si me encontraba bien, si estaba feliz o triste, la  urgencia por etiquetar y clasificar parece ser natural. Algunas personas me decían que preguntaban para saber si hacerme un regalo de color rosa o azul, otros altruistas pretendían hacerlo para generar una lluvia de ideas de nombres a elegir para la criatura. La verdad es que mi compañero y yo no teníamos la intención de investigar el desarrollo genital de bebé con tanta prisa, hasta que simplemente se nos mostró y ya está. Me llamaba la atención la inercia, la anticipación y las justificaciones alrededor de esta primer pregunta ¿Es niño o niña? Desde hace unas semanas mi respuesta se simplificó a: tiene pene y testículos, una vez que nazca y se desarrolle será lo que desee ser. La gente se ríe, algunas otras sólo agrandan los ojos y hacen silencio, otras tantas personas han simpatizado con la respuesta y todo termina en una interesante reflexión sobre sexismo y clasificación de las especies.

2. La pregunta detonador: ¿Cuándo te alivias?

Al principio, intentaba responder con énfasis en la frase MI FECHA DE PARTO es  para el día, pero luego de encontrarme una y otra vez con la normalización de esta pregunta, no pude evitar hacer algo al respecto con mi respuesta, hasta que un día simplemente dije:  ¿Aliviar? Es que no estoy enferma, tuve una caída a las 20 semanas, un poco de dolor de espalda, ahora el reflujo, alguna diarrea esporádica, pero esto que experimento no es una enfermedad.

La gente se justifica alegando que todo lo anterior es un martirio, y que claro que vendrá cierto alivio después de que la criatura abandone mi cuerpo. Lo cierto es que, en estos momentos valoro tantísimo el camino recorrido con la Gyne-ecología Autogestiva, pues si algo he aprendido en estos años es a observar los desequilibrios y sus manifestaciones como oportunidades para cultivar mi autoconocimiento; Apreciado desde esta lente, el reflujo y el dolor de espalda se convierten en oportunidades para el autocuidado y el goce. ¿Cuándo te alivias? es una pregunta arraigada en el inconsciente colectivo, prima hermana de “estoy mala cuando tengo la regla” y pariente cercana de “andas hormonal”. Ahora más que nunca considero necesario generar estas provocaciones para que junt@s reflexionemos las percepciones heredadas con respecto a nuestra sexualidad y sus procesos. Las palabras tienen un poder tremendo, son como semillas que encuentran siempre la forma de germinar dentro de nosotros.

3. La pregunta que genera polémica: ¿En qué hospital vas a aliviarte?

Y la respuesta que detona el conflicto: Lo haremos en casa, con partera y doula.

¿Se pueden imaginar las posibles conversaciones que se desarrollan después de lo anterior? En estas 31 semanas he experimentado de todo tipo de charlas, una vez alguien se ofreció amorosamente a apoyar nuestra decisión siempre y cuando hubiera una ambulancia fuera de nuestra casa durante toda la labor de parto, por si la duda (lo cual agradecí con todo mi corazón, pues entendí el origen del temor), otra vez me vi enfrascada en una charla de seguridad social, institucional, ética médica y obstetricia. En otra ocasión y con “mucho cariño” fui infantilizada por ser primeriza y no saber lo que me espera con respecto al parto, y así, tengo en mi memoria una colección de charlas interesantes, algunas de terror pero, otras tantísimas inspiradoras y sorprendentes, como la de mi prima Amparo que en medio de una charla sobre partos y cesáreas en instituciones médicas, se ganó mis lágrimas de admiración al compartir la experiencia de sus tres partos en una clínica del IMSS, donde a pesar del contexto y las formas logró conectar con la sabiduría de cuerpo e instinto mamífero, y así abrirse a la experiencia de partos maravillosos, a pesar de todo. La idea de un parto en casa descubre un abismo de ignorancia y temores que urgen ser tratados, pues en la medida en la que más personas tengamos acceso a la buena información se abrirá un panorama tan amplio dotado de hechos y verdades al alcance de tod@s.

Lo cierto es que, después de analizar este cuestionario, lo que me queda claro es que poco a poco hemos perdido el goce y el disfrute por nuestra sexualidad, sí, gestar y parir son dos procesos sexuales más de nuestra hermosa existencia, y sí que le hemos perdido el goce y la gracia, y estas preguntas nos lo ponen claro, además de que  detonan miedos profundo dentro de nosotras, anclándonos a patrones bien agarraditos al inconsciente, nos despojan de nuestro poder mamífero, de la capacidad natural de nuestro cuerpo de disponerse a la vida, al disfrute, la exploración y la validación de cada experiencia como única e irrepetible.

Pero también es cierto que poco a poco vamos recuperando nuestro derecho a parir digna y humanamente, y que eso es posible gracias a la lucha y activismo de tantas mujeres promotoras de salud, parteras, doulas, proyectos de gestación y embarazo consciente que le dedican su vida a politizar, acompañar y nutrir las formas en las que las mujeres del siglo 21 estamos experimentando nuestra sexualidad gestando, pariendo y criando.

¡Vamos valientes! ¡Nuestra lucha continua! ¡Seguiremos sembrando y pariendo a la esperanza! ¡Embarazadas, lactando, criando, seguiremos provocando!

Con amor, Nadia y Nil.

 

BLOG / Tips para menstruar en sociedad

¡Buen tiempo hermana menstruante!

Agradeciendo la existencia de nuestra sangre queremos compartirte estos tips para menstruar en sociedad, o sea llevar saludablemente las relaciones sociales (pareja, trabajo, escuela, familia, vecinos y comunidad) asi como la relación contigo misma en tiempos de marea roja. Si quieres enriquecer esta lista con tu experiencia súmate en los comentarios y con las menstruantes de tu comunidad. ¡Aquí vamos!

  1. Dale forma a tus pensamientos. Menstruar abre la percepción más que de costumbre. Tenemos unos “rayos X” en los ojos, en la piel, en el corazón o sea hipersensibilidad en todos los sentidos, así que toda esa experiencia sensorial merece ser puesta en papel. Escribir, dibujar, pintar o rayar-liberar emociones y pensamientos mucho antes de atentar contra la integridad de quienes nos rodean. Cuando pase tu periodo, dale una leída a tus letras y creaciones rojas, descubrirás harta sabiduría que viene directo de tu sangre.
  2. Medita. Con la marea roja entre las multiples sensaciones, algunas nos suelen abrumar. Si te sucede, respira. Apártate a un lugar a solas, cierra los ojos y pon atención a tu respiración. Deja pasar ese flujo de sensaciones y pensamientos frente a ti sin ningún juicio, como una nube en el cielo. Esta práctica ayuda a cambiar el lente con el que interpretas tu entorno.
  3. Té de hierbas para las emociones. Antes de salir de casa prepárate una infusión de hierbas para ayudar a tu sistema nervioso todo el día. Manzanilla, lavanda o cacao son aliadas para llevar el periodo emocionalmente en bienestar.
  4. No te tomes nada personal. Este principio de la filosofía tolteca es vital aplicarlo para toda la vida, sin embargo en tiempos de sangre y marea viene bien recordarlo a cada segundo. Anclarnos a la compasión nos ayuda a interpretar las percepciones ajenas desde un horizonte saludable. Recuerda que no eres responsable de las percepciones de los demás, así como los demás no son responsables de las tuyas. Aligera tu periodo y no te enganches a la opinión del otr@.
  5. Aliméntate y favorece a tu colón. El colón está cerquita de tu matriz, así que si éste se inflama previo al periodo, es probable sentirnos incómodas y que el útero reclame espacio para contraerse libremente y desprenderse del endometrio. Por eso recomendamos evitar alimentos irritantes, grasas saturadas, picante y harinas lo más posible, así como aumentar la ingesta de papaya, manzana, hojas verdes.
  6. Tiempo fuera. ¡Este punto nos encanta! Si tienes identificadas a personas o situaciones que suelen confrontarte o ponerte tensa, dales vacaciones durante tu periodo ¡Ajá! Evítalos, dales cita para otro momento en el que tu mujer preovulatoria pueda gestionarlos con nuevas energías, ánimos y empatía.
  7. Yoga. El movimiento conciente de nuestro cuerpo siempre será una buena medicina para fluir lo estancado, bajar los dolores o aliviar el estrés. En momentos de inflamación o incomodidad te sugerimos hacer mínimo 5 respiraciones con las piernas levantadas y recargadas en la pared (viparita karani) y la postura del niño (balasana) o tambien ejercitarte de 10 a 15 respiraciones con esta secuencia que en lo personal nos ha servido mucho.
  8. Aceites esenciales. Como aromaterapia o uso tópico los aceites son una alternativa magnífica. Basta usar 1 gota de orégano diluído en aceite neutro como coco o aguacate para reducir el dolor en el vientre bajo. Para inspirar la calma también recomendamos lavanda, bergamota, ylang ylang, geranio o hinojo. Si quieres aumentar tu experiencia con la alquimia de aceites te sugerimos consultar por aquí o acá.
  9. Semillas maravilla. ¿Conoces las almohaditas o sacos térmicos? Se basan en terapia relajante a base de calor o frío para distintos dolores. Para el periodo mesntrual el calor puede en su mayoría ayudarnos. Si no tienes estas almohaditas especiales basta con usar un calcetín llenarlo de semillas como arroz, alpiste, lenteja o trigo, cerrarlo y calentar de 1 a 2 minutos en el microondas. Acomodalo en tu bajo vientre para bajar el dolor. Si no tienes micro calienta las semillas en una olla moviéndolas constantemente para que no se quemen y después metelas en le calcetín ¡Es una delicia! Favorecerá las contracciones de tu útero y sentirás el amamacho del calor.
  10. Crea manada de apoyo. Anímate a decirle a tu círculo cercano (trabajo, familia o escuela) que estás menstruando, que es probable que no quieras andar del tingo al tango y que tal vez te vendría bien que te consintieran con alguno que otro detalle. De esta forma estarás haciendo dos cosas muy valiosas: creando manada de apoyo y visibilizando un proceso natural cargadísimo de tabúes e ignorancias.

 

BLOG / La aventura del sangrado libre

 

Dedico estas letras a mi madre y a sus  4 primeras menstruaciones, las vivió en sangrado libre sin saber que lo hacía, sin saber lo que le sucedía. Gracias madre, por tu sangre de vida. También estas letras llevan dedicatoria para mi amiga María Elena, su hija Catalina y para todas las mujeres de su comunidad Wixarika, que desde siempre han menstruado en la libre invisibilidad.

Desde hace 3 años vivo la experiencia de sangrar en libertad, es decir, sangrar sin utilizar copa menstrual, toallas de tela, esponja marina o calzones. Todo comenzó por mis ganas de reconciliarme con la “mancha” pues en mi historia adolescente tenía grabadas algunas experiencias de manchas menstruales en público que me habían marcado profundo, ya saben, el estigma, la verguenza, la burla, así que me reconocía en ese miedo colectivo a la mancha de sangre y cada periodo me preocupaba por estar “limpia y seca”, aún cuando ya era usuaria de la copa menstrual.

Entonces, tomé el valor para intentar vivir la experiencia de dejar correr la sangre entre mis piernas, sin temor a manchar mi ropa. Al principio lo hacía sólo mientras estaba en casa, me sentía cómoda en mi propio espacio sin tener que rendir cuentas a la mirada de nadie. Con el paso de los periodos y muy de la mano con un proceso de sensibilización uterina que viví, el sangrado libre se convirtió en un despertar de la consciencia corporal. Te cuento que al día de hoy sigo tan maravillada como en aquellos días, cuando recién descubría el lenguaje muscular de mi Yoni. Es tan sutil pero a la vez tenaz, si pudiera describírtelo creo que te diría que todo comienza con un temblor en el útero, ese movimiento lo interpreto como el aviso de que una avalancha roja está a punto de iniciar para luego sentir un espasmo en la vagina que viene acompañado de una sensación de calor… sí, la sangre a comenzado a salir por la abertura cervical y comenzará a bajar por el canal vaginal hasta salir hacia la vulva.

Ahora que lo escribo, me parece que intento poner en letras a un proceso indescriptible, que sólo puede experimentarse desde la carne y los flujos, pero hago este intento para compartirte que sí que es posible, y que después de haberme reconciliado con la mancha menstrual en casa y en público, me encanta ahora pasar el tiempo de luna en casa (cuando puedo) recolectando mi sangre en una jícara que logro  acomodar al sentir la avalancha antes descrita. Y que también me siento orgullosa de menstruar mi comunidad, ir al mercado, dar los talleres, pasear a mis compañeros caninos, observar algunas veces las miradas que escrutan mi culo manchado, sonreír y continuar mi camino sin ningún pesar. Cuando salgo a hacer los menesteres de la ciudad, y ando de un lado a otro, disfruto de menstruar libremente, uso falda y mis bellos calzones menstruales, que son los clásicos de algodón hasta la cintura, y estos se van manchando bellamente hasta que regreso a casa. Me divierte, me maravilla, me hace sentir viva, dueña de mi yoni y atenta siempre a su lenguaje.

Estoy segura de que la aventura del sangrado libre aun tiene muchos matices qué mostrarme, un largo camino por recorrer y ¿sabes? sentí-pienso recorrerlo dignamente.

¡Gracias por leerme! Si te interesa saber más sobre el sangrado libre y las experiencias de sensibilización uterina, te invito a estar atenta de las movidas de la Colectiva Ixchelana, nos encanta compartir, escucharte y crear manada.

Con cariño, Nadia )O(

BLOG / Efectos de los anticonceptivos en la menstruación

¡Hola querida lectora!

Hace algunos años colaboré con el hermoso proyecto de Lunacup, fue una experiencia muy nutritiva que dejó bellos frutos para mi persona y para mi hacer en la comunidad ixcheleana. Recapitulando aquella aventura, encontré este texto que desarrollé como parte de una campaña menstrual, iniciativa de las Lunacuperas. Realizar el siguiente artículo fue una experiencia dotada de  todos los matices. ¿Quieres saber la razón? Pues te invito a leer conmigo. ¡Aquí va!

Con cariño, Nadia )O(

Efectos de los anticonceptivos en la menstruación

 

“Una visión más amplia de la fertilidad es aquella que no está determinada únicamente por si se tiene o no un hijo biológico. La fertilidad es una relación de toda la vida con una misma, no una circunstancia médica.”

-Joan Borysenko –

En las últimas décadas, una de las grandes preocupaciones de la mujer ha sido la salud reproductiva, íntimamente relacionada con el uso de los anticonceptivos. Las formas de prevención del embarazo se buscan y conocen desde la antiguedad. Los egipcios, por ejemplo, dominaban el manejo de los ciclos lunares y la herbolaria anticonceptiva. Este interés ha ido creciendo milenio a milenio.

En el siglo pasado surgió una nueva era de métodos anticonceptivos, y así  millones de mujeres han podido elegir el momento más adecuado para tener hijos si lo desean y también disfrutar de la sexualidad sin temor a un embarazo cuando no es el momento indicado.

Es importante acercarnos a la observación de nuestro menstruo, pues su apariencia nos revela más de lo que pensamos sobre nuestra salud hormona. Bueno, es importante saber cómo el uso de algunos anticonceptivos cambia las características de nuestro ciclo menstrual, para ello vamos a entender cómo funcionan.

¿Cómo cambia  mi sangre menstrual con el uso de anticonceptivos hormonales?

Si eres usuaria de algún método anticonceptivo hormonal [1] te habrás dado cuenta de que tu flujo menstrual es distinto al que experimentabas antes de tomar anticonceptivos, en algunos casos el flujo se presenta escaso, su color no es tan intenso y tal vez los cólicos menstruales han disminuido.

Nuestro ciclo fértil es un sistema muy sofisticado que cambia mes con mes, dándonos información importante sobre nuestro cuerpo y su asimilación del entorno. Los anticonceptivos hormonales como es el caso de los orales, suprimen este ciclo natural, ya que contienen hormonas sintéticas (progestin y estrógenos) que engañan al ovario orquestando una falsa ovulación, ya que impiden la liberación de las hormonas folículo estimulante y luteinizante, inhibiendo la maduración del óvulo, de esta manera, el endometrio continúa su desarrollo y se libera como menstruación, sin embargo, no se concreta el ciclo natural completo [2]

Debido a que estos anticonceptivos actúan sobre el endometrio haciendo que éste no se desarrolle completamente, tu sangrado es más escaso y en algunas ocasiones no encontrarás tejido endometrial en él; estos métodos reducen el flujo de sangre menstrual y con menos sangre hay menos contracciones y disminución del dolor.  El flujo suele ser escaso ya que el cuerpo lúaeo no puede crecer a menos que el ovario libere un óvulo.

Si eres usuaria del DIU (Dispositivo intrauterino) debes saber que hay dos tipos de dispositivo: el tradicional de cobre y el DIU hormonal, aunque la función la función de ambos es generar un ambiente hostil en el útero para que el esperma no fecunde al óvulo, el DIU hormonal en especifico es el que tiene la capacidad de modificar el desarrollo del endometrio y alterar la ovulación [3] razón por la cual el ciclo menstrual puede manifestarse de forma irregular y abundante en una primer etapa, con sangrados leves color rojo claro a  mitad del ciclo, y posteriormente se presenta escaso con un color café o ausente hasta por periodos de 2 a 3 meses.

La importancia de observar nuestro flujo menstrual

Hemos mencionado ya que el cuerpo posee un código de sus procesos fisiológicos, un lenguaje natural que se manifiesta en nuestras sensaciones y flujos, la lectura de estos códigos puede llevarse a cabo mediante la autobservación. Cualquier cambio en nuestro flujo menstrual debe ser detectado para así prevenir desequilibrios que con el tiempo se puedan agravar.

Cuando empleamos anticonceptivos hormonales nuestro ciclo menstrual sobre una serie de cambios que debemos observar, pues recordemos que nuestro menstruo nos da información sobre los procesos hormonales vitales para la danza del ciclo fértil. Es también importante comprender cómo funciona el método anticonceptivo que elijamos, pues así entenderemos cómo se modifica  nuestro ciclo menstrual y por consecuente tomaremos la mejor opción para nosotras.

Recuerda que tu cuerpo es sabio y que todos sus procesos nos proveen de información muy valiosa que de ser escuchada e interpretada de la forma correcta podremos caminar hacia el bienestar. Nuestro ciclo menstrual y la fertilidad forman parte de lo que somos, es nuestra naturaleza y tenemos derecho a vivirla desde la armonía y la verdad.

[1] La anticoncepción hormonal utiliza la acción de las hormonas del aparato reproductivo para impedir el embarazo, ya que interdijera en la sincronización de los mecanismos de la ovulación transporte tubárico, crecimiento y transformación endometrial y las modificaciones del moco cervical.

[2] http://science.howstuffworks.com

[3] http://www.medicamentosplm.com

  • Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer. Christiane Northrop. Edit. Urano
  • Ciclos Femeninos y fertilidad consciente. Jimena García Paniagua. Edit. Yeztli
  • Salud vital y vida natural. Anna Huete. Edit. Oceano Ambar
  • Estudios de antropologia biológica. Vol XII. El uso de anticonceptivos y las representaciones del periodo de fertilidad en el ciclo menstrual. Anabel Barragán Solís. Edita. UNAM

Texto realizado para Lunacup México

BLOG / Decreto verdad, sin miedo al misterio

Soy portadora de un útero donde se mueve la vida y la muerte. Soy mujer menstruante, cíclica que encontré un curioso post en el internet. “El Significado de “Estar en su luna” donde se explican cultos, rituales, mitos y testimonios de diversas tribus americanas así como medidas estrictas, violentas y excluyentes frente a la menstruación.

Ante la confusión que me brotó, decidí compartir mi crisis en el círculo de contención de mujeres que mas confianza tengo, donde la pregunta más pendeja puede hacerse la más enriquecedora conversa para una tarde de sábado por whatsapp.

Imagen: Palomailustrada

Mi pre-ocupación nació de visualizar estos textos como las únicas fuentes que lleguen a manos-corazón de mujeres que están abriéndose a explorar su cuerpo, reconocer su poder y vivir su espiritualidad de la manera mas estrecha con el misterio; estén o no menstruando. Por eso después de un álgido compartir de mensajes de texto con esas bellas inspiratrices quiero compartir lo siguiente:

Recapitulando
Hace años era una tirana con mi Yoni. Hasta imaginaba callarle su libre expresión de vida interrumpiendo su sangrado porque la sociedad decía “saber” que yo era un monstruo, asesina, ladrona de poderes, creadora de problemas, aliada del caos por tener el misterio de la vida manifestándose cada vez que sangraba.

Tiempo y entendimiento pasó, pero lo que quiero resaltar es que desde la primera vez que miré, toqué y exploré mi vulva (la puerta a ese misterio) afirmé que conocer-me me daba poder. Poder para que desde mi propia curiosidad, investigación y decisión generara sabiduría pero ¿Qué pasa si nos dicen “No es necesario experimentar, preguntar, conocer porque todo el mundo lo sabe, desde siempre”? como señala este post y como la autora lo creyó.

Pero entonces ¿qué verdad tiene que (a veces si y a veces no) una mujer en luna puede “afectar” momentos históricos, situaciones intimas o convocatorias espirituales?
La respuesta es: PORQUE SE DECRETA.
Porque así lo quieren manifestar, porque así quieren que suceda, porque la sangre no es la asesina, son los decretos, el señalamiento, el prejuicio humano.

¿Se entiende porqué la única verdad que se ha manifestado siempre, es la vida y la muerte hecha sangre? ¿se ha comprobado que el caos, los demonios, las muertes, son causadas por la sangre menstrual de una mujer?

Soy yo la verdad
Sé que tengo un poder, sé que el mundo lo sabe, pero también sé que el miedo-enojo que me tenía a mi misma por sangrar, es el miedo-enojo que tiene el mundo a la mujer por custodiar el misterio de la vida en su interior… Sin embargo, la única verdad que no ha dejado de gritar, la que se manifiesta libremente es la menstruación. Por eso, mi Yoni es la revolucionaria mas autentica dentro de mi cuerpo. Aun con miedos y frustraciones de su misma emancipadora, ella siguió expresándose libremente aun estigmatizada por la sociedad.

Mi sangre es poder, pero no es chupadora de talentos espirituales. Tampoco es asesina de esposos, ni de serpientes, ni amiga de la derrota o de hombres enfermos. Mi sangre es poder por eso es un compromiso conocerme para así, no usar mi propio poder en mi contra y sin darme cuenta.

Al comenzar a escuchar-me por dentro me reconcilié con Yoni. Cada vez más confiada me muestra su potencialidad, su magia, su encanto. Lo mas hermoso es que tenemos oportunidad de vivirnos y re-vivirnos en cada una de las fases del ciclo y principalmente cuando renazco de la muerte del endometrio, del debilitamiento del cuerpo lúteo, del cese de la progesterona, del ovocito descendiendo… de todo esto hecho sangre.

Esta es la verdad. No porque me dijeron sino porque la sangro, y esta verdad también se observa en la alquimia de la pre ovulación, en las aguas de la fase ovulatoria, en el desapego de la premenstrual.

¿te has observado –por ejemplo- estar en estos momentos históricos, sociales o espirituales en tu fase ovulatoria? ¿qué sientes, que sucede, que se mueve?

Concluyo invitándonos a observar no solo cuando el vientre se inflama y la sangre se asoma, sino cada fase del ciclo en nuestro útero porque su poder genera muchas matices y por ende muchas puertas al misterio.

Al finy al cabo, el miedo al misterio ya no es tan fuerte “como siempre”.

Yoni: El término sánscrito ioni significa ‘útero’, ‘vagina’, ‘vulva’ o ‘vientre’. En letra devanagari del idioma sánscrito se escribe योिन

Texto: Karenina Casarín

BLOG / 8 días con doña Cándida

 

cover8díasblog

 

En esta ocasión les queremos compartir la experiencia de una de las Ixcheles haciéndole frente a la candidiasis.

Hace poco más de una semana, después de hacer una caminata por el centro de la ciudad, esta Ixchel regresó a casa con un fuerte ardor en la vulva. Fue por el espejo, se encerró en el baño y comenzó a observarse. Lo primero que notó fue una descarga pastosa de color blanco en sus calzones, revisó su textura, que era similar a la de la pasta dental, y al olerla se dio cuenta de que se trataba de un exceso de cándida: su olor era parecido al de un fermento, a levadura; no le pareció un olor desagradable, pero sí fuerte. Con el espejo ya en la mano, separó sus labios mayores y se encontró con más de esta secreción. El ardor era cada vez más intenso, y ya no tenía duda de que se trataba de la confianzuda de “Doña Cándida”, ues todos los síntomas coincidían en los que había visto en los libros y en otras mujeres. 

Al inicio de su tratamiento autogestión, esta Ixchel tenía claras dos cosas: su alimentación no había sido saludable los últimos 30 días y los niveles de estrés se habían incrementado en su vida-su espalda podía dar fe de ello-. Este combo sin duda era responsable de la sobrepoblación de la cándida, pues esta levadura, que habita en el cuerpo humano, se alimenta de azucares, harinas y de la química que desata el estrés en el organismo.

A un día de haber comenzado a gobernar la vagina de esta Ixchel, las descargas vaginas de la cándida eran más fuertes, y el ardor se había incrementado considerablemente, así que era el momento de ponerse manos a la obra. El pensamiento que guió a la Ixchel, al hacerle frente a los problemas que Doña Cándida le estaba ocasionando, fue no tratar de luchar o erradicar la cándida de su cuerpo, pues no se trata de combatir, pues la levadura cándida es una habitante más de su organismo: está presente en todxs nosotrxs poco después de nacer y vive en armonía (simbiosis) en nuestro cuerpo. La cándida se encuentran en la piel, aparato digestivo, genitales, y en general en todas las mucosas. Su principal función es absorber cierta cantidad de metales pesados para que no entren en la sangre, nos ayuda a degradar restos de carbohidratos mal digeridos, y junto con la flora bacteriana, mantienen nuestro equilibrio intestinal y el pH.

Por lo tanto: ¡Equilibrar es la clave! Así podemos entender que las cándidas son beneficiosas para nuestro organismo, siempre que la flora intestinal y vaginal, junto con el sistema inmunitario, nos ayuden a mantenerlas bajo control. 

Así, la Ixchel sabía que la clave del éxito sería realizar el tratamiento con total dedicación, atención y amor propio, pues sólo así podría escuchar a su cuerpo, llegar a la raíz del desequilibrio y entender el mensaje que Doña Cándida le traía.

¡Todo comenzó con la alimentación!

Nuestro cuerpo es capaz de restaurar su salud, basta con que le ayudemos alimentándolo inteligentemente. Así que, durante el tratamiento evitó azúcar, harinas, carnes y procesados. ¡Ojo con las frutas dulces! Aunque sean saludables, en este tratamiento deberás prescindir de ellas. La joven Ixchel además optó por una dieta crudi, así podría obtener la savia de cada alimento.

Cada mañana…

– 1 taza de agua tibia con el jugo de un limón en ayunas, para  neutralizar el pH.

– Toma de probióticos para reforzar la flora intestinal y vaginal. Comenzó tomando tíbicos, que es una forma de obtener probioticos, pero hacia el cuarto día consiguió los probióticos en una presentación práctica, pues ya los venden en sobrecito y a manera de gel en algunas farmacias naturistas; un sobre al día es suficiente.

– Desayuno medicinal: ¡Un licuado antibiótico! Licuó 3 rebanadas de piña, una rodaja mediana de jengibre, 3 ramas de perejil y agua.

Y a medio día…

– Fresas, frambuesas, toronjas, piña, manzanas y aguacate.

– ¡Ensaladas divertidas y sanadoras! Aderezadas con una vinagreta antibiótica ¡sí! Vinagre de manzana, dos dientes de ajo y aceite de oliva extra virgen.

– ¡Quinoa para tu sistema inmunológico! Por ser rica en antioxidantes es excelente reforzando  tu autodefensa.

– Evita el pan, prueba con tortilla de maíz, tostada deshidratada, las puedes encontrar mezcladas con chía y nopal.

Por las tardes….

– Hidrátate, así ayudarás a tu cuerpo en su restablecimiento. Puedes agregarle unas gotas de clorofila para favorecerlo aún más.

– Prepárate un mix de semillas: pepita de calabaza, almendras y nuez.

– ¡Come más frutas! e intenta escuchar a tu cuerpo, muchas veces creemos que tenemos hambre, sin embargo lo que nos pide el cuerpo es hidratación, así que si te asalta una sensación de hambre, intenta beber agua o comer alguna fruta.

Por la noche…

– ¡Más ensalada! Puedes agregar nopal o berenjena ligeramente asada.

– Si prefieres cenar algo ligero y liquido te recomendamos prepararte una Golden milk, le sentará muy bien a tu sistema inmunológico. Sólo tienes que preparar tu lechada de coco y licuarla con un pedazo mediano de cúrcuma. 

El poder sanador de las plantas

Como buena amante de las hierbas, la joven Ixchel sabía qué plantas le ayudarían a ponerle un límite a Doña Cándida, pero lo que no sabía es que en la práctica descubriría un ritual de amor propio que la llevaría a su interior, ahí donde estaba la raíz del desequilibrio. Preparar tus infusiones para hacerte un lavado o vaporización vaginal requiere de total atención, de darte a ti misma el tiempo suficiente para atenderte y sanarte en alianza con alguna hierba. ¡Anímate a hacer de tus lavados vaginales un encuentro contigo misma, con la sabiduría de tu cuerpo!

Vaporizaciones y lavados

¡Ambos resultaron ser maravillosos! Primero una rica y amamachadora vaporización y luego el lavado. Te recomendamos hacerlo de caléndula o de yauhtli (pericón) son las más efectivas para Doña Cándida. Primero, hierve 1 litro de agua, agrega un puñado de alguna de estas hierbas, apaga el fuego y tapa tu olla. Deja reposar 5 minutos. Sin destapar la olla, llévala a un lugar que te quede poco más arriba de tus rodillas, puede ser una silla o el inodoro. De pie, ya sin calzones y con la ollita destapada entre tus piernas, recibe el vapor en tu vulva, puedes ir moderándolo flexionando tus rodillas para acercarte más o alejarte. Te recomendamos ayudarte con tus manos limpias para abrir tus labios mayores y así permitir que el vapor abrace tu vulva por completo. Cuando la infusión deje de emanar ese vapor medicinal, agrega 1 litro más de agua potable y date un refrescante lavado. Puedes utilizar una tina y darte un baño de asiento con esta infusión. ¡Ya verás todo lo que se lava cuando aplicas un tratamiento herbal como este! Se mueven emociones, sentires, recuerdos, y al navegar en esos momentos, puedes ir profundo dentro de ti y comprender más sobre tu proceso con Doña Cándida.

Terapia floral pal estrés

A Doña Cándida le encanta el exceso de cortisol (hormona del “estrés”) pues deprime el sistema inmunitario, aumenta los niveles de glucosa, alimentándola y destruyendo la flora bacteriana intestinal. Al tercer día de su tratamiento autogestión, la Ixchel fue con su ginecóloga de cabecera, quien también es especialista en flores de Bach, pues quería escuchar su opinión y consejo. Esta visita fue de gran ayuda, pues no sólo la alentó a continuar con el tratamiento, sino que le preparó un remedio floral para disminuir los niveles de estrés. ¡Funcionó! Las flores de Bach resultaron ser muy eficientes para relajar la mente y el cuerpo, y así permitir que la ansiedad cediera y el organismo continuara con su autorregulación.

Ungüentos para calmar la picazón

Mientras la alimentación y los lavados hacían su efecto, la picazón y el ardor (el lenguaje más común de Doña Cándida) fueron atendidos por tres maravillosos ungüentos naturales; uno de ellos casero, los otros dos de fácil adquisición

– El remedio que se hizo la Ixchel fue el ungüento nocturno: Mezcla dos cucharadas de aceite de chía extra virgen con 4 gotas de aceite esencial de tea tree. Úntalo en tu vulva y en el interior de tu vagina. Te recomendamos hacerlo después del lavado con plantas. ¡Ya verás cómo descansas! 

– Para aliviar la comezón durante el día: la joven Ixchel consiguió extracto de caléndula sin alcohol, aplicaba en su vulva esta mágica agüita 3 veces al día y después de cada aplicación:

  • Untaba un poco de pomada de caléndula ¡El alivio era inmediato!

Meditación: una hermosa herramienta de sanación profunda

Definitivamente, aquietar la mente y tomarte unos minutos al día para estar contigo es indispensable cuando Doña Cándida está protagonizando en tu organismo. Meditar 15 minutos te vendrá muy bien, puedes hacerlo al comenzar o finalizar el día. 

Si no se te da la meditación, intenta sentarte en un lugar tranquilo, cierra tus ojos y pon atención a tu respiración, deja que todos los pensamientos que vengan a ti pasen como imágenes volátiles, no te aferres a ninguna, “inhala voluntad y exhala resistencia”. Respirar conscientemente es un vehículo potente que te permite llegar a tu centro, ese lugar interior donde habita tu sabiduría, ten por seguro que ahí encontrarás la medicina que necesitas para continuar con el proceso de restauración de tu salud de forma integral.

8 días de aprendizaje, de amor propio, de autoconocimiento. 

Así fueron para nuestra Ixchel esos días con Doña Cándida, una visitante que vino a enseñarle  que pase lo que pase, sin importar el ritmo vertiginoso con el que suele conducirse la vida en la ciudad, es importante conservar la armonía, escuchar al cuerpo, confiar en su sabiduría, reconocer y recuperar el ritmo propio, soltar una y otra vez todo miedo, toda ansiedad, y reafirmar que la salud es nuestro estado natural, no existe la enfermedad: sólo los desequilibrios, grandes maestros que nos acercan al autoconocimiento.

BLOG / Mi historia menstrual

Cuando tenía unos 8 años, en una ocasión entré al baño y accidentalmente vi a mi madre menstruando. Fue la primera vez que supe que las mujeres menstruamos. 

Con toda simplicidad me explicó básica mente que en la pubertad comenzaría a sangrar por mi “vagina” durante algunos días cada mes, que para eso estaban las toallas sanitarias y tampones, que eran una maravilla porque antes se usaban trapos que había que lavar, también me dijo que algunas veces dolía y que ya podía ser mamá, lo cual también dolía… La verdad a los 8 años el discurso de “duele mucho pero lo vale” no es tan convincente y sinceramente me sentía en desventaja, porqué solo le pasaba a las niñas.

Recuerdo cómo me imaginaba a mi misma menstruando mientras la escuchaba , no me podía quitar de la cabeza la impresión que me causo ver el rojo de la sangre en su entrepierna y temí por el dolor que podría llegar a sentir (de pequeña solo relacionaba la sangre con dolor). Yo no quería que nada me doliera, ni utilizar las toallas sanitarias que usaba mi mamá, por lo tanto no quería menstruar.

A los 13, la mayoría de mis amigas ya estaba menstruando. Por una parte estaba contenta de que aun no me bajara, pero me preguntaba si habrían influido mis deseos de no menstruar, pero muy dentro tenía un deseo secreto por que me bajara, incluso temor de que no sucediera.

Como era de esperarse, no hay plazo que no se cumpla, comencé a menstruar pasaditos los 14`s, según yo ya sabía todo lo que necesitaba sobre menstruación y productos menstruales además que era una chica muy “vanguardista”, así que asumí mi papel de mujercita menstruante y comencé utilizando tampones, porque para mi era lo más práctico e higiénico de todo lo que “conocía”. Así que corrí al cuarto donde tenía una caja de tampones que le había quitado a una prima para estar preparada. Claro que fue super raro y un tanto incomodo al principio, sin embargo, traté de normalizarlo lo más que pude. Al terminarse la primer caja,  me enfrenté por primera vez con la amplia gama de productos menstruales que hay en el mercado, no me costó comprender los iconos de las gotitas y las palabras mini, maxi, panti, absorgel ya que había sido bombardeada con comerciales desde pequeña. Lo difícil fue elegir entre dos opciones que no me convencían en absoluto.

Los primeros meses menstruando fueron de experimentación, entre flujos, tamaños y marcas. No sentí ningún dolor ni cólico, fuera de irme acostumbrando a la practica, todo iba en total normalidad. 

Al cabo del primer año, comencé a presentar cólicos muy dolorosos y me molestaban los tampones así que muy a mi pesar, cambié a las toallas sanitarias, aunque me parecieron siempre más anti higiénicas y me podía mucho la parte de la contaminación, eran la “otra opción”.  Al cambiar a las toallas, disminuyeron los cólicos, pero ahora me sentía incómoda, húmeda y algunas veces podía percatarme de un olor desagradable proveniente de la toalla. Jamás olvidaré la  incómoda sensación húmeda y fría de la sangre coagulada tocando mi vulva, despidiendo ese olor tan peculiar de entre sudor, perfume y sangre en oxidación.

Pero bueno, siendo las dos únicas dos opciones menstruales comercialmente conocidas, tenía que hacerme el animo, así que opté por la incomodidad de la toalla, siendo esta la “menos peor”.

Muchas veces me pregunté si existiría alguna mejor alternativa para la menstruación, sin indagar demasiado al respecto, me parece que me comenzaba a resignar minimizando mi sentir, mi incomodidad y creo, es el caso de muchísimas mujeres.

10 años viví utilizando desechables, entre ignorando malestares, normalizando las incomodidades, haciendo circo, maroma y teatro, tomando pastillas para los cólicos, gastando mi dinero, deteriorando mi salud y dejando una huella ecológica de aproximadamente 450 kilogramos de basura menstrual y una gasto adjudicado por ser mujer menstruante de $4,700 pesos aprox. 

Poco después con la conciencia más despierta y la congruencia más puesta, conocí los efectos nocivos de los productos desechables y deduje que en su mayoría eran los causantes de mis cólicos menstruales, pero entre toda esta información, encontré la alternativa que cambiaría mi vida para siempre, la Copa Menstrual. Indagué al respecto y me pareció lo más congruente y afin conmigo y mi estilo de vida, sin embargo habían dudas, ya que jamás había visto una, no conocía nadie que la usara y la inversión aunque única, es un poco más alta (que en menos de un año la recuperas!!) y también era muy difícil adquirirlas en México. A los pocos meses,  conocí a mi hermana de la vida, quien ya la usaba y creció mi interés por adquirirla. Ya con toda la confianza y seguridad de conocer a una usuaria tan cercana feliz, adquirí mi primer Copa Menstrual.  Una marca Checa de silicón grado médico, que fue mi primer CopaLove <3.

Aquí cambió por completo la historia con mi menstruación.

Igual que con el tampón, fue raro al comienzo, pero en cuanto la acomodé bien, me sentí muy segura, no podía creer que no la sintiera y fuera tan simple!  Duré con ella unas 3 horas pues ya ansiaba cambiarla y experimentar con ella, ademas que no conocía en absoluto mi flujo menstrual, tenia la sensación de que se iba a derramar. Al retirarla la primera vez, hubo un poco de nervios en la maniobra, pero me relajé y pude sacarla sin problemas. Me llevé una gran sorpresa al ver que iba apenas a un cuarto de su capacidad, no niego que también fue un poco impresionante ver mi sangre, nunca la había observado toda junta con su hermoso color rojo vivo, tan brillante. 

La olí limpia por primera vez, sin perfumes ni sudor, pude reconocer ese olor familiar a hierro,  como cuando me había herido o raspado y no cupo sensación alguna de asco ya que la reconocí pura. 

Pienso que la sangre despierta memorias antiguas y al observarla por primera vez, recordé nuestra humanidad. 

Tardé aproximadamente 3 periodos en volverme experta de la copa, quitármela, ponérmela y saber cuando cambiarla, los escenarios que al principio me asustaban para cambiarla se volvieron un reto superado. Literalmente hice una simbiosis con mi copa.

En mi experiencia, aunque paulatino, fue muy corto el proceso del adaptación a la copa, pero a lo largo de este tiempo, me he encontrado con mujeres a las que les causa un enorme conflicto el hecho de que sea de uso interno, la manipulación de sus genitales y de su propia sangre menstrual, la cual conciben como un desecho desagradable. No las culpo… si no a la ignorancia, desinformación, a las costumbres de consumo desmedido, los tabúes y el miedo. Pero las invito a darse la oportunidad y experimentar la conciliación de sus ciclos y su cuerpo, a atreverse a explorar, cuestionarse lo que consumen y buscar alternativas congruentes con su propia salud.

Desde que la conocí, se la he recomendado a mis amigas ya que, familia, conocidas y demás mujeres, siempre hablándoles de mi experiencia, tan convencida estoy de sus beneficios, que se volvió mi trabajo y gran parte de mi vida.

Llevo poco más de 6 años usándola y puedo decir que es lo mejor que existe y es una gran aliada femenina.

En este tiempo he dejado de desechar 260 kilogramos de basura y ahorrado $2000 pesos en productos desechables, sin contar que ya no tomo pastillas para los cólicos, mi flujo disminuyó considerablemente de 7 a 4/5 días.  Disfruto mucho mi menstruación y trato de aprovechar y sentir al máximo esa energía que la caracteriza. 

Roja Lezama.

BLOG / ¡Aguas con tus aguas!

Por La Niña Roja

Recuerdo la primer campaña por el cuidado del Agua en la que participé; tenía 9 años y en el colegio de mi pueblo nos dieron el ABC para comenzar a aplicar algunas recomendaciones en nuestras casas. Si naciste en los 80s tal vez también tú fuiste contagiadx por esas campañas que hacían eco hasta en la sopa ¿lo recuerdas? Pues con todo y la multiplicación de estas campañas hoy en día, hay un tema que permanece en la sombra, al que no se la hace ruido pero que ha sido tema central de revisión de algunos gobiernos: Los efectos de la píldora anticonceptiva en la fauna acuática.

Un día, investigando sobre los efectos de la píldora anticonceptiva en el ciclo menstrual, me encontré con algunos datos que me movieron fuerte: Las hormonas sintéticas como el etinilestradiol (un estrógeno derivado del estradiol) contenidas en algunos anticonceptivos orales, llegan a través de las aguas residuales afectando el sistema endócrino de la fauna acuática. ¿Qué qué?

Pues así, tal cual, más de cien millones de mujeres en el mundo utilizan la píldora anticonceptiva, y el etinilestradiol, el ingrediente más activo y otros estrógenos, son excretados a través de la orina de las mujeres a las aguas residuales y terminan en ríos, estuarios y lagos sin poder ser tratados, ya que estas hormonas NO son degradables. ¿Y qué efecto tiene esto?

Ya entrada en las investigaciones, me topé con unos datos interesantes en la Environmental Health sobre los estudios que se han realizado tanto por universidades y gobiernos europeos como de norteamerica, todos estos ecologistas han encontrado contundentes efectos de las hormonas sintéticas en peces, comprobando que los espermatozoides de machos en edades reproductivas expuestos a nanogramos (sí, cantidades pequeñísimas) de los componentes de la píldora han causado tremendo efecto, reduciendo su capacidad fértil. El EE2, hijo de la familia de estradioles, es uno de los ingredientes base de esas píldoras que, en otro momento, enarbolaron la liberación femenina y que al ser expulsados por la orina, se transforman en contaminantes que los sistemas de tratamientos de agua no logran limpiar efectivamente.

Esta es la historia de las industrias, un día se inventan algo que resuelve de inmediato alguna necesidad humana, y décadas más tarde, hacen públicas las sospechas de que lo que en un principio fue la solución, en el aquí y ahora es parte del problema. La píldora anticonceptiva en la década de los 60’s representó para la comunidad femenina la posibilidad de controlar la fertilidad, pues cada pastilla compuesta por hormonas (básicamente estrógeno y progesterona) que alteran el ciclo menstrual e inhiben la ovulación y la fertilización del óvulo, en resumen, fueron diseñadas para inhibir la fertilidad en la mujer, y así, lo que fuera un boom en aquellas décadas, contribuyó también a que las siguientes generaciones de mujeres se entregaran a los contraceptivos sin cuestionar las razones biológicas que nos hacen fértiles una vez al mes, mucho menos reparar en los efectos secundarios en el ecosistema.

Hace unos 8 años, me tocó recibir en un poblado del Valle de Xalisco a decenas de personas que venían caminando desde el Norte de América, traían con ellos peticiones, consignas, anhelos y visiones de sus respectivos pueblos y entre sus proclamas se encontraba el Agua. Escuché a mujeres de diferentes etnias alzar la voz en defensa de sus ríos, de sus lagunas y de lagos, pidiendo respeto por los seres vivos que habitan en todas las aguas del planeta; todas ellas le asignaban un lugar vital, muy especial a los asuntos relacionados con el Agua, la razón era muy simple, decía una de ellas: El Agua es la Vida, y justo ahora, que recuerdo ese peregrinar, sonrío, con sonrisa nerviosa, un poco alarmada, ante las paradojas de este mundo.

¡Conozcamos, comprendamos las Aguas de nuestro cuerpo, para poder contribuir al cuidado de las Aguas de la Tierra!

BLOG / Jornada de Medicina Femenina en el Ombligo Veracruzano

“Si sana una, sanamos todas.”
Con la alegría de invitar a todas las mujeres veracruzanas a esta nueva aventura de la Colectiva Ixcheleana, les compartimos los detalles de la Jornada de Medicina Femenina que estaremos tejiendo en tres hermosas comunidades veracruzanas. ¡Vengan! ¡Compartan! ¡Inviten a sus mujeres! ¡La Jornada es de y para todas!

“Carpa Lunar Xalapa dedicada a la Sanación del Útero.”
Un espacio de confianza, donde exploraremos diferentes herramientas como la danza y la meditación activa para reconocer nuestros cuerpos, nuestro útero.
Sábado 20 de Febrero / 9:00 a 13:00 hrs
Lugar: ECODIÁLOGO (Centro de Eco-Alfabetización y Diálogo de Saberes), USBI- UV, Circuito Presidentes, Xalapa, Ver.
-Aportación solidaria-

“Círculo de mujeres dedicado a trabajar en las Etapas de la Mujer (niña, mujer fértil, madre, abuela)”
Domingo 21 de Febrero / 9:00 a 13:00 hrs
Lugar: La Casa de Nadie. Xalapeños Ilustres esquina Callejón de Jesús Te Ampare. Col. Centro, Xalapa, Ver.
-Aportación solidaria-

Taller “El Bienmenstruar”
Dedicado a comprender el ciclo menstrual, reconocer los mensajes de nuestro cuerpo, alternativas naturales y arte-terapia para cultivar la salud menstrual, ecomenstruación y siembra de Luna.
Lunes 22 de Febrero 9:00 a 13:00 hrs
Lugar: La Casa de Nadie. Xalapeños Ilustres esquina Callejón de Jesús Te Ampare. Col. Centro, Xalapa, Ver.
Aportación solidaria: $250/ Incluye materiales de trabajo y coffee break.

“Carpa Lunar Coatepec, dedicada a trabajar en las diferentes etapas que la mujer transita a lo largo de su vida fértil; danza, meditación activa y círculo de palabra.
Miércoles 24 de Febrero 10:00 pm a 2:30 pm
Lugar: Adhikara (Jazmín 16, Col. Vicente Guerrero, Coatepec, Ver).
-Aportación solidaria-

“Círculo de Canto Coatepec, exploremos el canto como una forma de meditación y restauración de nuestras emociones y energías.”
Jueves 25 de Febrero 10:00 a 2:30 pm
Lugar: Adhikara (Jazmín 16, Col. Vicente Guerrero, Coatepec, Ver).
-Aportación solidaria-

Taller “Sanación del Útero a través de sonidos curativos, biodanza, respiración y arte-terapia.”
Viernes 26 de Febrero 10:00 a 2:00 pm
Lugar: Adhikara (Jazmín 16, Col. Vicente Guerrero, Coatepec, Ver).
-Aportación solidaria $250 pesos-

Carpa Lunar en Veracrúz Puerto, dedicada a la exploración y compartición de rituales del pueblo femenino, tradiciones y costumbres para reconstruir nuestra historia y tejernos en el presente.
Sábado 27 de Febrero 4:00 a 8:30 pm
Lugar: En la playa, pronto les daremos la ubicación exacta.
– Aportación Solidaria-

blog4-5
blog4-2