Usos / Aprende a utilizar nuestros productos

Todos los productos que te ofrecemos vienen con un instructivo de uso. En esta sección te compartimos cómo utilizar la copa menstrual y las toallas de tela, que son nuestros productos estrella.
Usar la copa menstrual es fácil!

¡Usar la copa menstrual es fácil!

Si alguna vez has utilizado un tampón, entonces te sentirás familiarizada con el uso de tu copa menstrual; si no eres usuaria de tampones ¡no te preocupes! Debes saber que aunque en esta sección te compartiremos algunos tips, lo más importante es la interacción entre la copa- cuerpo que crearás tú misma a partir de la práctica, y de pronto serás una experta.


Doblar / Insertar / Extraer/ Reutilizar

Doblar: Existen varias formas, nosotras te recomendamos estas dos, pues nos han funcionado en la práctica.

Doblado tradicional (en forma de C): Aprieta la parte superior de la copa y dóblala para que te quede en forma de C. Este forma de doblar la copa es la que nos enseñan la mayoría de instrucciones que acompañan la copa menstrual.

Doblado emulando la circunferencia de un tampón: Presiona el borde de la copa menstrual hacia el interior. Puedes ajustar los lados y enrollar la copa para que quede más pequeña. Esta técnica requiere un poco más de práctica pero nos permite emular la circunferencia de un tampón, lo cual para algunas mujeres es más fácil insertarla.
Para insertar, antes que nada, relájate y elige la postura con la que te sientas más cómoda, puede ser sentada en el inodoro o en cuclillas. Prueba y elige la que te sea más cómoda. Recuerda lavarte las manos antes de insertar tu copa.

1. Sostén la copa e introdúcela en la vagina: con los músculos vaginales relajados, ayúdate con tu mano libre para separar tus labios genitales, luego empuja con suavidad la copa doblada dentro de la vagina.
2. Introduce la copa completamente y comprueba que no ha quedado doblada tocando la base de la copa. El apéndice de tu copa (bolita o palito de la base) debe estar completamente dentro, de lo contrario rozará tus labios menores.
3. Si prefieres, para insertar la copa puedes utilizar lubricantes que sean a base de agua o simplemente agua.
4. Si tu copa no se abre una vez introducida ¡No te preocupes! simplemente sujeta la base de la copa y gírala sobre sí misma con cuidado. Con este movimiento conseguirás que tu copa se acomode mejor.

Extraer: Puedes extraer tu copa en la misma posición que tomaste al introducirla. ¡Lo importante es que estés cómoda! Recuerda lavar tus manos.

1. Introduce dos dedos en tu vagina, ubica la base de tu copa y aprieta suavemente para liberar el aire.
2. Tira suavemente de su apéndice, procurando hacerlo con un movimiento suave y pendular.
3. Toma en cuenta que puedes ayudarte a extraerla si tus músculos se encuentran relajados. Si te ayudas empujando suavemente con los músculos del suelo pélvico, la copa casi saldrá sola.

Reutiliza: Vierte el contenido de tu copa para después lavarla con agua potable. Puedes utilizar jabones neutros, sin perfume. Asegúrate de que no quede ningún residuo en los pliegues de tu copa. ¡Está lista para ser utilizada de nueva cuenta!

¿Cómo utilizar las toallas de tela?

Las toallas de tela se utilizan igual que una desechable, su absorción es la misma, y se ajustan a tus pantis con un broche ubicado en sus alas. Una vez llegada la hora de cambiarla, si no te encuentras en casa, puedes doblarla y guardarla en una bolsa especial para tus toallas, llegando a casa podrás lavarla adecuadamente.

Te recomendamos tener un pack básico de toallas para comenzar, y así estarás tranquila sin tener que preocuparte por necesitar un repuesto y no tener una toalla disponible.

Tips para lavar tus toallas:

1. Prelava a mano con agua fría para exprimir la mayor cantidad de flujo menstrual. Verás que poco a poco tu toalla se irá desmanchando. Te recomendamos no usar agua caliente, porque ésta fijará la mancha.
3. Introduce tus toallas en un recipiente con agua jabonosa, déjalas reposar por 3 minutos para luego lavarlas, puedes hacerlo a mano o en lavadora. hasta el momento de lavarlas.
4. Te recomendamos evitar los suavizantes de telas comerciales, ya que estos pueden afectar el algodón de tu toalla.
5. Seca tus toallas al sol.