BLOG / Sobre tu cérvix y las copas menstruales

       Ilustración de Pinterest.

Por Nadia Avila Salazar

Dedico estas letras a todas las mujeres que han formado parte de nuestros talleres de GineAutogestiva, Círculos de Estudio y Círculos de Mujeres,  que,  con nervios de punta y mucha curiosidad, le han entrado al mundo de la autoexploración.

El primer encuentro con mi cérvix fue asombroso. Me maravillaba la idea de que ese pedacito de carne con forma de dona fuera una porción de mi útero. Como Ixchel apasionada de la alta tecnología de la matriz, la posibilidad de tocar y observar esa porción fibromuscular me hizo alucinar.

Me gusta sentirle todos los días por la mañana, percibir cómo cambia su posición y textura, este gusto se ha convertido en una intima relación con mi útero. Es como hacerle una caricia cada mañana para darle los buenos días.

El lenguaje de nuestro cérvix es continuo, es decir, sus cambios se llevan acabo segundo a segundo, su vaivén nos recuerda la inexorable danza de las hormonas, que somos muchas mujeres en una, que la que fuimos el día de ayer a muerto con la aurora de esta mañana.

Tu cérvix se proyecta dentro de la vagina, y en su centro existe un orificio pequeñito, que se abre milímetros para que pueda salir el menstruo mes con mes o para que los espermatozoides puedan ascender. ¡Tecnología de punta lograda por miles de años de evolución de nuestra especie!

En la siguiente ilustración podrás observar  la cavidad pelviana con todo su contenido  y cómo el cérvix se proyecta hacia la vagina.

Debido a los cambios hormonales que hacen posible nuestro ciclo menstrual, el cérvix se siente más bajo durante la menstruación, es decir, más cerca de la apertura vaginal, y si lo tocas podrás notar que su textura es firme, y algunas veces está un poquito ladeado. El orificio cervical está abierto para permitir la salida del menstruo.

Al finalizar tu menstruación, los niveles de estrógenos van en aumento produciendo diferentes cambios en tu cuerpo, uno de ellos, es que los ligamentos uterinos se contraen, elevando su posición en la cavidad pélvica, por ello, verás y sentirás cómo tu cérvix se desplaza hacia arriba en el canal vaginal. Por esta razón, durante la ovulación el cérvix está más arriba que en ningún otro momento de tu ciclo, además se encuentra centrado en el canal vaginal y con una textura blandita.

Pasada la ovulación, los estrógenos y tu cérvix irán en descenso, y así se completará un nuevo ciclo menstrual.

Te compartimos la siguiente imagen que te dará más idea de los cambios del cérvix a lo largo del ciclo menstrual. Esta imagen es de diariodeunamamifera.wordpress.com

Acerca del cérvix y la copa menstrual….

Ya entradas en los cambios cervicales y sus maravillas, es importante considerar las particularidades de tu cérvix cuando de copas menstruales se trata, pues como el menstruo sale a través de su apertura, la copa debe situarse debajo de él o alrededor para poder recolectarlo adecuadamente.

Por ejemplo, si tu cérvix es muy alto, lo ideal sería elegir una copa más alta para que al usarla no se suba tantísimo como para generarte problemas a la hora de extraerla. Y si por el contrario, tu cérvix es bajo, una copa más corta es la ideal, así no sentirás que su apéndice te molesta en la apertura vaginal.

Y de seguro te preguntarás ¿Cómo hago para medir la altura de mi cérvix?

Bueno pues, puedes empezar a explorarlo todos los días a lo largo de tu ciclo menstrual para que aprecies sus cambios, pero a mi me sirvió prestar especial atención a su posición durante la menstruación, pues así tendrás con más precisión cuál es su altura en los días en los que usarás tu copa menstrual.

Ahora, te quiero compartir algunos tips para acercarte a tu cérvix y descifrar su lenguaje.

º Lávate las manos y como súper recomendación, evita tener las uñas largas, así evitarás hacerte algún rasguño.

º Encuentra una posición cómoda que te permita estar relajada. Puede ser en cuclillas o lleva tu pie a una superficie mas elevada, que puede ser una silla o el inodoro. Procura estar tranquila, sin prisa, tómate tu tiempo.

º Introduce tu dedo medio en el canal vaginal con cuidado y suavemente y comienza a buscar tu cérvix. Te servirá sentir la textura de tus paredes vaginales y así, cuando notes un cambio en esa textura, de seguro lo has encontrado. Sentirás como si tocarás la punta de tu nariz o como una pelotita emergiendo en el fondo.

º Pon atención en cuánto has tenido que introducir tu dedo para lograr localizar tu cérvix, y luego con una regla o cinta, mide los centímetros de tu dedo que participaron en esta exploración, y listo! ya tienes un referente! Ahora que escribía esto para ustedes, descubrí un bello proyecto llamado The Green Vagina y en su website encontré un interesante artículo con respecto la medición de la altura cervical. A continuación verás el gráfico que diseñaron para darle claridad al tema, honestamente está buenísimo!

Ilustración de The Green Vagina

Entonces, cuando llegue la hora de elegir tu copa menstrual, considera tu altura cervical y la longitud de la copa, pero recuerda, los cambios cervicales son orquestados por tus hormonas, de manera que un desequilibrio hormonal puede incidir en la danza cervical.

Ahora si que, por esta razón, en Ixchelandia consideramos que la copa menstrual es la puntita de un iceberg, pues utilizarla nos invita a descubrir todo un mundo maravilloso en nosotras.

Si tienes dudas y deseas más información, envíanos un mail, nos encantaría acompañarte en esta aventura de autoconocimiento.

Con cariño de Luna Negra, Nadia. 

P.D. Te dejo unos links para que continúes explorando en el tejido de información que van hilando hermosos proyectos alrededor del mundo. ¡Que te diviertas!

www.beautifulcervix.com

www.embarazoyfertilidad.com

www.thegreenvagina.com