BLOG / Tips para menstruar en sociedad

¡Buen tiempo hermana menstruante!

Agradeciendo la existencia de nuestra sangre queremos compartirte estos tips para menstruar en sociedad, o sea llevar saludablemente las relaciones sociales (pareja, trabajo, escuela, familia, vecinos y comunidad) asi como la relación contigo misma en tiempos de marea roja. Si quieres enriquecer esta lista con tu experiencia súmate en los comentarios y con las menstruantes de tu comunidad. ¡Aquí vamos!

  1. Dale forma a tus pensamientos. Menstruar abre la percepción más que de costumbre. Tenemos unos “rayos X” en los ojos, en la piel, en el corazón o sea hipersensibilidad en todos los sentidos, así que toda esa experiencia sensorial merece ser puesta en papel. Escribir, dibujar, pintar o rayar-liberar emociones y pensamientos mucho antes de atentar contra la integridad de quienes nos rodean. Cuando pase tu periodo, dale una leída a tus letras y creaciones rojas, descubrirás harta sabiduría que viene directo de tu sangre.
  2. Medita. Con la marea roja entre las multiples sensaciones, algunas nos suelen abrumar. Si te sucede, respira. Apártate a un lugar a solas, cierra los ojos y pon atención a tu respiración. Deja pasar ese flujo de sensaciones y pensamientos frente a ti sin ningún juicio, como una nube en el cielo. Esta práctica ayuda a cambiar el lente con el que interpretas tu entorno.
  3. Té de hierbas para las emociones. Antes de salir de casa prepárate una infusión de hierbas para ayudar a tu sistema nervioso todo el día. Manzanilla, lavanda o cacao son aliadas para llevar el periodo emocionalmente en bienestar.
  4. No te tomes nada personal. Este principio de la filosofía tolteca es vital aplicarlo para toda la vida, sin embargo en tiempos de sangre y marea viene bien recordarlo a cada segundo. Anclarnos a la compasión nos ayuda a interpretar las percepciones ajenas desde un horizonte saludable. Recuerda que no eres responsable de las percepciones de los demás, así como los demás no son responsables de las tuyas. Aligera tu periodo y no te enganches a la opinión del otr@.
  5. Aliméntate y favorece a tu colón. El colón está cerquita de tu matriz, así que si éste se inflama previo al periodo, es probable sentirnos incómodas y que el útero reclame espacio para contraerse libremente y desprenderse del endometrio. Por eso recomendamos evitar alimentos irritantes, grasas saturadas, picante y harinas lo más posible, así como aumentar la ingesta de papaya, manzana, hojas verdes.
  6. Tiempo fuera. ¡Este punto nos encanta! Si tienes identificadas a personas o situaciones que suelen confrontarte o ponerte tensa, dales vacaciones durante tu periodo ¡Ajá! Evítalos, dales cita para otro momento en el que tu mujer preovulatoria pueda gestionarlos con nuevas energías, ánimos y empatía.
  7. Yoga. El movimiento conciente de nuestro cuerpo siempre será una buena medicina para fluir lo estancado, bajar los dolores o aliviar el estrés. En momentos de inflamación o incomodidad te sugerimos hacer mínimo 5 respiraciones con las piernas levantadas y recargadas en la pared (viparita karani) y la postura del niño (balasana) o tambien ejercitarte de 10 a 15 respiraciones con esta secuencia que en lo personal nos ha servido mucho.
  8. Aceites esenciales. Como aromaterapia o uso tópico los aceites son una alternativa magnífica. Basta usar 1 gota de orégano diluído en aceite neutro como coco o aguacate para reducir el dolor en el vientre bajo. Para inspirar la calma también recomendamos lavanda, bergamota, ylang ylang, geranio o hinojo. Si quieres aumentar tu experiencia con la alquimia de aceites te sugerimos consultar por aquí o acá.
  9. Semillas maravilla. ¿Conoces las almohaditas o sacos térmicos? Se basan en terapia relajante a base de calor o frío para distintos dolores. Para el periodo mesntrual el calor puede en su mayoría ayudarnos. Si no tienes estas almohaditas especiales basta con usar un calcetín llenarlo de semillas como arroz, alpiste, lenteja o trigo, cerrarlo y calentar de 1 a 2 minutos en el microondas. Acomodalo en tu bajo vientre para bajar el dolor. Si no tienes micro calienta las semillas en una olla moviéndolas constantemente para que no se quemen y después metelas en le calcetín ¡Es una delicia! Favorecerá las contracciones de tu útero y sentirás el amamacho del calor.
  10. Crea manada de apoyo. Anímate a decirle a tu círculo cercano (trabajo, familia o escuela) que estás menstruando, que es probable que no quieras andar del tingo al tango y que tal vez te vendría bien que te consintieran con alguno que otro detalle. De esta forma estarás haciendo dos cosas muy valiosas: creando manada de apoyo y visibilizando un proceso natural cargadísimo de tabúes e ignorancias.